El curso llega a su fin y en el taller de tecnología del Colegio Amor de Dios de Almería se guardan las herramientas. El curso ha permitido que el alumnado se acerque al mundo de la ingeniería a través del desarrollo de diferentes proyectos que han supuesto un reto.

La propuesta de ideas, el compañerismo, la creatividad, la solidaridad y el esfuerzo han estado presentes en cada propuesta que se les ha planteado.

El alumnado ha adquirido destrezas que les permiten tanto la comprensión de los objetos técnicos como la intervención sobre ellos, bien sea modificándolos o creándolos, fomentando aptitudes innovadoras en la búsqueda de soluciones a los problemas existentes, así como la sensibilidad ante el ahorro y el aprovechamiento de los recursos.

Han sido capaces de reproducir en miniatura el puente autoportante ideado por Leonardo Da Vinci en el siglo XV, montar su propio juego de la pieza rápida, articular su propia estructura resistente y llevar a cabo proyectos más complejos como la iluminación de la maqueta de una vivienda, reproducir el movimiento del brazo articulado de una excavadora a través de conceptos básicos de neumática y por último han construido su propio puente levadizo a través de automatismos.  

¡¡¡Enhorabuena, a seguir trabajando con la misma ilusión!!!